BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

lunes, 12 de mayo de 2014

7 maneras de tratar con narcisistas

Seguro que habéis visto más de una vez compendios de este tipo. «Cómo ayudar a alguien con depresión», «qué no decirle a una persona tímida», «formas de actuar con un socio del Atleti» y cosas por el estilo.

Hay que reconocer que es algo muy útil. Es una manera de decirle a los demás cómo queremos ser tratados. Apelamos directamente a la consideración de los otros para que no nos hagan daño en nuestras interacciones sociales, no nos hagan sentir incómodos ni nos traumaticen.

Y es muy necesario.

Si te paras a pensar... a saber cuánto daño habrás causado en las psiques ajenas por ser un desconsiderado. ¿Sabías que cada vez que dices que Mago de Oz es una mierda estás hiriendo la sensibilidad de millones de personas? ¿O que cada vez que te ríes de Justin Bieber haces que cientos de adolescentes se sientan incomprendidos y aislados del mundo? A saber cuántas estabilidades emocionales se han roto por tu culpa. E incluso vidas. Sí, así de dura es la cosa.

No somos empáticos, no somos considerados. Y por eso hacen falta pequeños compendios como estos, para que seamos capaces de entender los problemas de los demás y actuar en consecuencia para no herirles.

Por mi parte, querría aportar mi granito de arena con estos pocos consejos. Yo, desde muy tierna edad, he tenido un grave problema con la autoridad, y ya de más mayor acabé siendo un poco narcisista. No es cuestión de ser una punki rompefarolas (con todos mis respetos a los punkis rompefarolas cuyos sentimientos no quiero herir, perdón, soy empática), sino de no ser capaz de reconocer a las figuras de autoridad como tales porque no les consideras DIGNOS, lo cual desemboca en desconfianza, desdén y desobediencia.

Esto es algo que precisa de la comprensión, el apoyo y la consideración de quienes nos rodean, así que aquí os dejo siete consejos para tratar con gente así y que la convivencia sea mucho mejor. Son siete cosas que la gente con problemas con la autoridad experimenta a diario, desde comentarios impertinentes hasta miedos intensos, y también lo que todos podemos hacer para ayudar.


1.-  Nunca seas impositivo.

Ser impositivo o autoritario con una persona que tiene problemas con la autoridad causa el efecto totalmente opuesto al que se desea. No hay nada que estos reaccionarios odien más que el sentir que se les intenta obligar o forzar a algo de manera activa. Así que sé siempre amable, dócil y sumiso con ellos. Recuerda quién da las órdenes. Y no, en ningún caso eres tú.

2.- Nunca les cuestiones.

Los narcisistas tienden a pensar que sus opiniones e ideas son mucho mejores que las de otros en un grado mucho más extremo al del resto (porque todos lo pensamos). Si cuestionas alguno de sus argumentos, prepárate para una larga y ardua discusión en la que tendrás que demostrarle a esta criatura de Dios que tu opinión es, como mínimo, tan válida como la suya. Será largo y duro. Y muchas veces, no merece la pena. Además, llevarás al sujeto a un estado defensivo y ofensivo digno de un oficial de las SS, que le causará ansiedad, malestar y sentimiento de incomprensión y aislamiento. No le hagas pasar por eso. Es mucho más efectivo darle la razón y sonreír con convicción.

3.- Déjate aconsejar por ellos y, si la cosa no funciona, admite que fue tu culpa.

No hay nada más dramático para un narcisista que eso de que alguien intente hacerle creer que se ha equivocado. Todos sabemos que es imposible que un narcisista se equivoque. Sin embargo, a veces ocurre que cuando damos un buen consejo, la gente lo pone en práctica mal, o el universo conspira en nuestra contra para hacernos quedar como idiotas. Eso nos causa mucha angustia, nuestra autoestima se ve herida y sufrimos. Por eso, cuando un narcisista te de un mal consejo, finge que todo ha ido bien o admite que eres un palurdo y que lo hiciste mal porque no interpretaste bien sus órden... sus... sugerencias.

4.- No te hagas el duro y adúlale, que se lo merece.

Y lo sabes. El narcisista es mejor que tú y que todos, en todo. Cada vez que haga algo bien (es decir, siempre), apláudele y exalta sus triunfos. Para ellos no hay nada más difícil que tener que vivir cada día sintiendo que el universo está ciego a su superioridad y a su esplendor. Dale un sentido a su vida con tu aplauso.

5.- Ni se te ocurra pretender guiarle, darle órdenes o aconsejarle.

Esto es muy fácil de entender, hasta para ti: si el narcisista es mejor que tú en todo, ¿dónde vas, alma de cántaro? Tú a callar y a obedecer. El problema con la autoridad de los narcisistas procede del hecho de que MUY DIFÍCILMENTE consideramos a alguien por encima de nosotros mismos en cuanto a preparación, liderazgo o carisma. Nos decepcionamos pronto y tendemos a ser muy críticos con los defectos. Por lo que si alguna vez consideramos a alguien como nuestro superior, digno de guiarnos, darnos órdenes y aconsejarnos, no vas a ser tú. Piltrafilla. No nos obligues a ponernos nerviosos, que lo pasamos fatal.

6.- Asume tu envidia y llévala con dignidad.

No te avergüences. El narcisista sabe que le envidias, que quieres ser como él y que deseas sus triunfos. Intentar ocultarlo te hace parecer patético y a él le entristece. No le causes esta angustia.

7.- Siéntete agradecido por conocerle y exprésalo (pero sin ser pesado)

Al contrario de lo que pueda parecer, los narcisistas odiamos a los lameculos. Normalmente, un lameculos te adula y se congracia contigo porque intenta conseguir algo, ya sea tu aceptación o una cierta recompensa emocional de vuelta. A nosotros nos gusta que la gente sienta una grave admiración por nosotros, y que lo digan públicamente, alto y claro, sin afectación, con la serena humildad de los monjes. El narcisista tiene que sufrir mucho a lo largo de su vida: gente que tiene más éxito que ellos sin merecerlo, gente incapaz de darse cuenta de lo fabulosos que son, gente capaz de morir sin haberles conocido, lo cual es un drama... por eso, una de las pocas satisfacciones en su ardua vida es la gratitud de aquellos que le rodean y le aceptan tal como es: perfecto. No dudéis en expresar vuestra admiración de forma comedida y sincera. Para el narcisista significa mucho.


Los narcisistas y la gente con problemas de autoridad también tenemos derecho a que los demás se comporten como a nosotros nos gustaría que lo hicieran. Así podremos estar tranquilos y llevar una vida sin conflictos, sin ansiedad, estrés, depresiones ni trastornos. Estamos hartos de tener que adaptarnos al mundo. Llegó la hora de que el mundo se adapte a nosotros.

lunes, 12 de marzo de 2012

Alcest, Flores de Asfalto y otras mariconadas de mierda.

¡Holap! He vuelto.

Ya sé que escribo poco pero no siempre tengo cosas interesantes que decir, y no me gusta hablar de mí. Si estoy aquí hoy es porque vuelvo a sentir la necesidad de expresar algo (y al fin y al cabo para eso se supone que escribimos, ¿no?)

Hace un año más o menos, empecé a desarrollar junto con Neith una serie de historias ambientadas en el entorno urbano de una gran ciudad. La serie se titula "Flores de Asfalto" y tiene contenido homoerótico, sobre todo la primera historia, "El despertar". Sin embargo, el ambiente urbano y la relación sentimental entre los dos personajes de la primera historia son sólo la primera capa, el cabo del hilo a través del cual pretendo sumergir al lector en un laberinto de realidades superpuestas, fantasía y ciencia ficción sobrenatural. Un mundo debajo del mundo, en el que las cosas tienen exactamente el valor que tienen y las almas de los hombres están perdidas, ciegas, entre la selva de hormigón y cristal de una ciudad monstruosa de la cual son el alimento. Al menos eso es lo que pretendo. Espero que me salga bien -_-U.

Cuando me siento a desarrollar las historias por escrito, suelo buscar listas de reproducción en Youtube para escuchar música con los auriculares mientras trabajo. Esto me ayuda a aislarme, a sumergirme en el entorno que yo misma estoy creando y, además, la música me inspira a unas cosas u otras en función del estado de ánimo que me transmite. Para la serie "Flores de Asfalto" suelo escuchar a grupos de dark ambient como Desiderii Marginis o cosas por el estilo, aunque depende del enfoque de cada capítulo o de los aspectos en los que quiera imprimir más fuerza. A veces escucho neofolk (grupos como H.E.R.R. o Nature and Organization), otras Ludovico Einaudi... mientras construíamos "La Salamandra" (segunda parte de la trilogía que comenzará a publicarse en Mayo en el blog de Third Kind) , tanto Neith como yo hemos redescubierto a los clásicos del jazz. Así que como veis hay mucha variedad.

Ahora mismo estamos terminando de hilvanar la última parte del ciclo, "La última ola". En esta historia, los protagonistas son los personajes más complicados a los que nos hemos enfrentado a lo largo de la serie, dado que son los más sobrenaturales. No quiero entrar mucho en detalles para no destripar el argumento, pero durante esta etapa me han inspirado mucho grupos como Mono, Daemonia Nymphe y la tríada francesa Alcest - Amesoeurs - Les Discrets, en especial el primero.

Con Alcest ha sido amor a primera vista. Escuchar a Neige —el creador detrás de este proyecto unipersonal— me transporta, simplemente. Escuchar los primeros acordes de cualquiera de sus temas me envuelve y me abre los ojos de la imaginación y de la percepción con más fuerza que cualquier otra música hoy por hoy. Cual no sería mi sorpresa cuando, durante este último mes, cuando me dio por saber más sobre las fuentes de inspiración de su música, me encuentro con declaraciones como estas:

As a child, Neige had experiences of being in contact with a "far off country", which he generically refers to as "Fairy Land". Alcest serves as the musical adaptation of the memories from this fantasy world. Neige intends for Alcest to be a journey for the listener to this world through his memories.


. . .


I just wanted to create a maternal chant, hypnotic and unreal, similar as to what I have heard in the fairy land




Muerta de curiosidad, me puse a cotillear más por la red, intrigada por la visión del mundo de este joven de mirada extraña y capaz de crear una música que me recuerda a algo, aunque no sepa a qué, como el olor de una madre o algo así.


Yo me inspiro en las visiones que tengo que puedo calificarlo como una existencia anterior. Desde que nací, me siento como conectado a “algo más” y cuando era pequeño tenía visiones muy claras de eso. Veo a Alcest como un medio espiritual que espero me traiga las respuestas precisas a esto que te estoy comentando.



Y entonces me pongo a ahondar en las letras de las canciones y descubro que hablan de otras realidades, de la eternidad del alma, de la nostalgia por la inocencia perdida... en algunos casos encuentro similitudes muy potentes con mi propio universo interior, figuras concretas como ésta:


When my eyes open in the morning
I am immediately filled with sadness
But sometimes I feel nothing
Or just the lively sentiment
Of not being here.

. . .

On the other river I wait
For years and years
With the hope to one day review
Your everlasting childhood face
Of which those peculiar silver eyes
Betray the age and wisdom.




Son dos fragmentos de dos canciones diferentes. Aunque la letra original es en francés, yo he buscado las traducciones en inglés ya que no tengo ni papa del idioma del país vecino, no se puede ser perfecta. En el primer fragmento tuve una sintonía inmediata con lo que la letra expresa; esa sensación de no pertenecer realmente a este mundo, de sentirte fuera de lugar y no en un sentido emocional o psicológico, no por el rechazo de otros o las tensiones de la vida moderna, sino en un sentido pleno y esencial. Levantarte, mirar alrededor y preguntarte durante unos segundos qué demonios haces aquí, igual que un extraterrestre. En la primera historia de Flores de Asfalto, "El Despertar", he explorado muy a fondo esa sensación a través de Cain, uno de los protagonistas. La frase que más repite a través de la historia es: "No es real". En determinadas ocasiones, tiene momentos de lucidez en los que el mundo, el ambiente en el que se encuentra o lo que le está sucediendo en ese instante le resulta absolutamente ajeno.

En el segundo fragmento me asustó un poco la exacta coincidencia de la imagen empleada por Neige con el coprotagonista de "Flores de Asfalto: La Última Ola", Caleb. Caleb es un augur, una criatura capaz de ver los futuros. Él en concreto, por una serie de circunstancias que no quiero destripar aquí, es bastante antiguo. Y su aspecto es exacto al que describe la letra de esta canción: un chico con los ojos plateados, barbilampiño, con rasgos muy juveniles pero una mirada antigua y sabia que parece contradecir esa juventud.

Temas como la transcendencia del alma, la relación de la música con la eternidad y la elevación del espíritu humano, la existencia de otra realidad que está encima, debajo y alrededor de nosotros y a la que solo se llega a través de un "despertar", son lugares comunes que Neige expresa con su música y de los que yo quiero hablar con mi literatura. Así que, ilusionada y feliz, seguí investigando, esta vez echando un vistazo a los foros y a las opiniones que la gente tiene sobre este hombre y su trabajo.

Y aquí es cuando me sentí verdaderamente molesta. Cuando empecé a leer la palabra "gay" asociada a Neige al principio no le di mucha importancia. Ya sé lo que pasa en el metal, conozco ese círculo y hay un machismo increíble imperante en él. Cualquier cosa que no sea trash-metal o black-metal parece ser una mariconada, cosa de nenas, cosa de gays. Débil, blando, ñoño. Las únicas emociones que se exaltan en determinados ambientes son las que se identifican con la masculinidad: camaradería, agresividad, dureza e instintos primarios.

Pero poco a poco me fui irritando más. Porque los detractores de Neige le atacan llamándole marica, sí, pero es que todos sus defensores abanderan la premisa "no es gay". Nadie ha utilizado aún el argumento "qué mas da".

Personalmente, no sé si Neige es homosexual o no, y ya ves tú lo que me importa. La música que hace es simplemente magia para el alma. Es sensible, evocadora y hermosa, y las tendencias sexuales, políticas, religiosas o la marca de cigarrillos que fume son cosas totalmente obsoletas, ridículas incluso, al lado de lo que hace este músico. El arte puro, la emoción honesta, la tremenda sinceridad que demuestra este tío cogiendo sus sueños de infancia, las evocaciones de su niñez y creando con ellos una llave en forma de música con la que expresa sus emociones y además nos permite a nosotros abrir la puerta de nuestros propios mundos interiores. A algunos de nosotros, al menos. Eso es algo que va mucho más lejos de cosas como ser gay o ser de izquierdas. Es algo que toca directamente el alma humana.

En Avant-garde Metal le entrevistaron en enero, y el entrevistador dice:

"This intelligent, shy, reserved and impeccably mannered young man was neither "gay” (one of the most popular insults I see flying over the social media: a graceful and clearly sensitive blond girl was in fact at his arm) nor a calculating fame-seeker". 


Algunos comentarios extraídos de los foros, de LastFM y de otras fuentes: 



"He doesn't sound like an angel, he sounds like a fag.
A girly fag at that."

"Le Secret was their worst and thats saying a lot considering I fucking hate alcest and neige is a french faggot"

"bitch music for bitches."

"The cover looks effeminate, but the music is great!"

"He's not gay! He's a great musician"

En serio... ya cansa. Sé que esto es como talar un árbol en el bosque desierto: Mi opinión no tendrá la menor relevancia ni resonancia, pero en serio, YA CANSA. Una de mis finalidades al escribir fantasía con componentes homoeróticos era perseguir la normalización. No la educación sexual, ni la denuncia. No soy una activista en pro de los derechos de los homosexuales ni tampoco me considero filogay, aunque soy consciente de que es un colectivo que aún tiene mucho que luchar, pero no me gustan las colectividades. Mi postura es que todos somos personas, no etiquetas. Y como personas complejas, profundas y ricas, poseedoras de universos interiores que asombrarían a Carl Sagan, somos libres de soñar como queramos, de vivir como queramos y de amar a quien nuestro corazón nos dicte, sea hombre, mujer, criatura de los abismos o pájaro loco. Y con quién nos acostemos no nos define más que nuestra comida favorita. Escogí la homoerótica, plasmar esta idea utilizando entre otras cosas el amor entre personajes masculinos, porque estéticamente me gusta más y porque me siento más cómoda en la piel de los personajes masculinos, por regla general.

Muchas personas, al leer "Flores de Asfalto", se quedarán en lo anecdótico: en el rechazo pleno a ese componente homoerótico, o lo contrario, a perder el interés por cualquier profundidad que la historia tenga más allá de las relaciones entre hombres. Muchos metaljeads, al escuchar a Alcest, se quedarán en lo anecdótico: En que la portada del vinilo es supergay y en que canta como un francés maricón. Es inevitable, hay personas que sólo viven pensando en eso, especialmente en determinados entornos.

Hay opiniones para todos los gustos. Pero es muy triste, lo reconozco. A mi me dan ganas de llorar cuando pienso que hay gente que no es capaz de ver a los demás con todo lo que son, que solo son capaces de ver un matiz u otro en función de lo estrecha que sea la mira de sus prejuicios. Y no lloro por ellos, por los que no pueden ver, no me molesta por aquellos que se lo pierden. No diré, con paternalismo, "peor para vosotros". No, me jode por que todos los seres humanos queremos ser vistos, valorados y apreciados por todo lo que somos, y es odioso que alguien te diga "tú eres esto, y todo lo demás que puedas ser, todo lo demás que quieras expresarme sobre ti mismo, eso no me importa, porque para mi no hay más". Esa actitud de negar a los demás de ese modo es totalmente antihumana. Y convivimos con ella, día a día.

Por mi parte, solo puedo darle las gracias a ese francés maricón de mierda por su música. Desde el fondo de mi alma, otro árbol caído en un bosque desierto, pero gracias.








viernes, 6 de enero de 2012

Año nuevo y primeras publicaciones!

¡Hola a todos y feliz año nuevo! Ha pasado más de un mes desde la última actualización, pero la constancia bloguera se encuentra entre uno de mis propósitos para el 2012 así que... ¡espero conseguirlo esta vez! ¡Jeje!


El año 2011 terminó con buenas noticias para mí, y empieza con otra igual de buena. Mi relato homoerótico "Tipos Duros" salió publicado a finales de Noviembre y "El príncipe Flint", un cuento infantil LGTBI, ha salido hoy mismo. Os cuento un poquito sobre todo esto:

"Tipos duros", fue el relato que presenté a la"Recopilación de Relatos Homoeróticos 2011" que organiza anualmente Colección Homoerótica. Si no conocéis esta fantástica página, es una dirección de paso obligado para quien guste de este género. Aquí os pego la dirección:

http://www.coleccionhomoerotica.com/

En su página podéis encontrar el link para descargar la recopilación de este año, así como la del año pasado. Entre ellos se encuentran trabajos muy recomendables de autoras como Nimphie Knox (Menfis, Entre el Cielo y el Infierno), Nayra Ginory (A través del Sexo) o Nisa Arce (Las reglas del juego, Pierrot). Los volúmenes se pueden descargar o comprarse en papel para tenerlo en formato físico.Colección Homoerótica no tiene ánimo de lucro y lo que cuesta el librito es lo que vale hacerlo, ni más ni menos, pero si queréis poder llevarlo en el metro o lucirlo en la estantería, es la mejor opción.

"Tipos Duros" trata sobre dos personajes que trabajan en una organización un tanto oscura e ilegal y se reencuentran en una cena de empresa. Los seguidores del blog de Third Kind y de la novela por entregas Flores de Asfalto podrán conocer más a fondo a estos dos "tipos duros" en la segunda novela de la trilogía, "La Salamandra". Si, aún hay que esperar un par de meses para eso, pero aun así os recomendamos que echéis un vistazo; el relato es completamente independiente a la novela pero puede aportar información adicional a quienes piensen leerla cuando comencemos a colgarla en el blog :3

Por otra parte, "El Príncipe Flint" es un cuento en verso escrito por mí e ilustrado por Lita Gómez que ha visto la luz hoy, día 6 de enero, en la editorial Bajo el Arcoíris.

Esta editorial se dedica a la publicación y distribución sin ánimo de lucro de obras infantiles de temática LGTBI destinadas a presentar a los más pequeños las diversas realidades afectivas con las que convivimos en estos días, los diferentes tipos de familias e identidades sexuales de un modo accesible y comprensible para ellos, a través de cuentos y relatos que hacen hincapie en la importancia del cariño, de la equidad en el trato y de la normalización de la diversidad.

Podéis ver su página aquí:

http://bajoelarcoiris-editorial.blogspot.com/

En los dos sitios tienen las obras para descargar en pdf e incluso en formatos ebook de estos modernos. Tengo que ponerme al día, lo sé.


En fin, este ha sido mi regalo de reyes, o al menos uno de ellos ^_^


¡Veremos qué nos depara el 2012! Un abrazo fuerte a quienquiera que venga a parar aquí. ¡Paz y amor!

miércoles, 23 de noviembre de 2011

¡Music baby! Salir del armario

Suelo echar un vistazo cada par de días al blog de Nimphie para estar al día de sus actualizaciones; para mí esta muchacha es referencia desde hace un par de años en cuanto a varios temas que me interesan. En su última entrada comentaba, a colación del título de su relato "Come on, Señorita" que alguna gente le critica el tipo de música que escucha. Al leerlo no pude evitar una sonrisilla.

Por mi parte, no hace mucho que salí del armario musicalmente hablando: desde la adolescencia había sido una seguidora del heavy metal en sus vertientes más extremas, o casi. Admito que escuchar algunos estilos de black metal funciona en mí como un desagradable laxante y poco más, pero en general me gusta todo dentro del rock, desde lo más clásico a lo más duro. El caso es que en los últimos dos años o así, por eso de que cuanto más mayor te haces menos te importa la opinión ajena, fui capaz de enfrentarme a mí misma y admitir públicamente que era alcohólic... No, eso no: que me gustaba el j-core, el para-para y algunas músicas bailables.

Este año es cuando, definitivamente, me he sentido preparada para dar un paso más y afrontar lo siguiente:

ME GUSTA LA MIERDA

Si, amigos, se acabó el escudarse tras la excusa de la calidad y el elitismo: a mi no me gusta la música en función de la calidad, sino según lo que me apetece en cada momento y lo que me pide el cuerpo. Este verano he estado escuchando toda la mugre más carroza que acompañó mis años de infancia, desde Rebecca hasta Sabrina (boys, boys, boys, I'm looking for a good timeee... ya sabéis, Sabrina, la de la teta, no la bruja de la serie), desde Scatman Jones hasta El Fary. He cantado sin temor ni miedo los temas de Camela y he bailado los más criticados éxitos de las pistas de baile de los noventa en el salón de la casa de mis padres.

Hace cuatro años, mis redes sociales personales y mis listas de reproducción eran un canto a la endogamia musical. Y el otro día, al leer a Nimphie y pensar en todo esto, por pura curiosidad entré a Youtube a echar un vistazo a mi historial y me encontré con lo siguiente:

Avicii - Freedom Call - David Guetta - Les Discrets - Dj Sharpnel - Ensiferum - No Mercy - Alcest - Olé Olé - Dinamita pa los pollos - Judy Crystal - Enigma - Objetivo Birmania - Onmyouza - Adele - Two Steps from Hell - Savatage - Steelheart

Este es un mensaje para mis amigos jebis:

Chicos, esto es lo que hay. Y el que diga que alguna vez no bailó Rafaella Carrá en una boda, que tire la primera piedra.

lunes, 21 de noviembre de 2011

El día después

Ayer, 20 de Noviembre, además de ser el Día Internacional del Niño y el del aniversario de la Revolución Mexicana, también fue el día internacional de la Conmemoración Trans - se celebra el aniversario del asesinato de Rita Hester - y de Elecciones Generales en España.

Después de la crisis que no era crisis, de que nos fuéramos al paro un montón de españoles, de que los bancos se quedaran sin dinero y nos pidieran arreglarlo entre todos... después de eso hoy tenemos un nuevo  presidente, Mariano Rajoy, con mayoría absoluta en democracia. Poquísima participación en las urnas, pero muchísima en Facebook y en redes sociales, donde la gente comienza a prepararse para , hablando sutilmente, ser sodomizada.

Hay que ver, con la de chistes que he hecho yo sobre este hombre, y ahora resulta que es presidente. Ahora toca esperar a ver si realmente es tan terrible.

Yo ejercí mi derecho democrático a no participar en la democracia. Ni voto útil, ni voto inútil, ni el mal menor. Para mi no hay mal menor y hace mucho tiempo que dejé de participar en este sucedáneo descafeinado de democracia en el que sólo puedes elegir con qué cubiertos te comes la mierda, y si acaso, la guarnición.

En un mundo en el que los intereses económicos y las grandes potencias monetarias son quienes toman las verdaderas decisiones, en el que cada vez hay menos interés por el arte, la creación, el desarrollo de las ideas y el avance intelectual, en el que todo se gestiona y racionaliza como en el libro de cuentas de una empresa, no tengo ninguna fe en las instituciones. Quizá cuando algún gobierno tenga el valor de decir NO a los poderes bancarios, a la usura y la rapiña, cuando el dinero (eso que ya ni siquiera existe, que solo son cifras variables en función de sistemas artificiales que casi nadie entiende y que terminan volviéndose en contra de sus creadores como HAL) deje de ser el centro de la Creación y el más literal becerro de oro que se ha conocido desde los tiempos bíblicos, quizá entonces vuelva a rellenar una papeleta para ejercer mi derecho al voto.

Hasta entonces, conmigo que no cuenten.

lunes, 31 de octubre de 2011

Ropa de estreno

Hoy, 31 de Octubre, antes de la noche de Halloween, estreno mi blog personal. ¡Bieeen!

Como podéis ver en la información de perfil - ese recuadro en el que los escritores podemos hacer lo que más nos gusta, hablar de nosotros mismos - mi vocación es la literatura. Aunque pago mis facturas como profesora de música, otro arte éste que también me apasiona, me considero a mí misma escritora, ya que escribir es lo que más hago a lo largo del día. Inventar historias es lo mío, qué le vamos a hacer.

Si pulsáis en mi cara, seguramente Blogspot os lleve a mi perfil, y allí veréis la gran cantidad de blogs que manejo. Sí, es una especie de síndrome de Diógenes, lo mío con los blogs. Muchos de ellos los creé para tener al día las historias de mis personajes de rol, pero también podéis encontrar mis trabajos más recientes, como Third Kind.

Es en Third Kind donde estoy desarrollando mi actividad más intensa durante estos últimos dos meses. Mi compañera de travesuras  -> Neith <-  y yo decidimos crear un blog en el que colgar nuestro trabajo dentro del campo de la novela y el relato homoeróticos. Ella es una fantástica ilustradora, podéis visitar su espacio en DeviantArt si pulsáis sobre su nombre ahí arriba. Veréis como no os decepciona, incluso si ese género no os agrada especialmente.

A pesar de ser primerizas en este mundo y haber empezado hace tan poco a publicitarlo, el blog de Third Kind ha tenido una acogida muy cálida por parte de muchxs compañerxs del género, con quienes hemos intercambiado afiliaciones. La verdad es que me he sentido muy orgullosa al recibir comentarios agradables de personas cuyo trabajo admiro. ¡Eh, pero orgullo del bueno! Es muy satisfactorio que te feliciten por tus creaciones cuando pones todo el esfuerzo y el corazón en ellas.

Tanto Neith como yo también colaboramos con las publicaciones de la Liga de Artistas Yaoi, podéis echar un vistazo al blog AQUí

Aunque no es tan conocido porque le dedico menos tiempo, os invito también a visitar este enlace:

http://skadi-deprofundis.blogspot.com/

Aquí podéis encontrar algunos de mis relatos fantásticos. Si os gustan, me alegra comunicar que aproximadamente en el mes de Febrero - que espero tener encarrilados ya los contenidos de Third Kind - volveré a producir fantasía. ¡Tengo unas ganas locas de reengancharme con mis novelas interminables! Jijijiji...

Espero que os guste mi ropa de estreno. ¡Bienvenidos! ;3